PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES


diumenge, 4 d’abril de 2010

Viejo escalofrío

Acaricio esta hoja de papel buscando una salida, escarbando entre mis heridas. Salgo corriendo bajo la lluvia, huyendo del frío de las palabras. Que ya sé que no llueve, que ya sé que no estoy corriendo. Que retengo en mi interior el grito ahogado de la tristeza, del fin de todo aquello a lo que me agarro con desespero, clavando mis garras en la niebla de tus caricias, en el sueño de tu piel. Y no encuentro respuestas, y sigo en el suelo sangriento, iluminado tan solo por la luz tenue de esa vieja farola. Y sigo golpeando mi reflejo en el cristal, que sigue sin agrietarse, que sigue mostrando la misma imagen confusa de aquel recuerdo del mañana. Que aún soy ese perro fiel, perdido en un rincón, aúllando bajo las cenizas de aquel viento de primavera. Que aún me arde el cuerpo, y ya tengo tanto frío..


24/03/2010

3 comentaris:

Susurro lascivo ha dit...

Decirte que me encantó es quedarme corta... Tienes una forma de escribir increíble...


Un abrazo.

Anònim ha dit...

Que algun dia esa farola volverá a brillar tanto como una luna llena. La imagen va sonreir y va a romper el cristal. Y el frío.. el frio cesará.


I no diguis q no pots escriure com abans Alba..

Blue. ha dit...

Que a veces aullar de tristeza es lo mismo que la caricia de una hoja que cae del cielo azul. Mi unica esperanza.