PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES PARAULES


dijous, 13 d’octubre de 2011

Terminar o empezar


Había tan poco por lo que temer, mi oxigeno; tu piel sudando bajo mis manos. Nuestros cuerpos valientes desafiando la gravedad de la sed sin saciar. Los días estaban contados. Sin embargo no pensé jamás que el rayo caería, loco, en las heridas sedientas que dolieron y se arrastran hacía mí. 

Hoy no voy a saltar, no voy a encontrarte en mis adentros. Vuelo entre los recovecos de un ayer no tan lejano, latente, encerrado bajo la llave de tu sonrisa, que me apacigua, me ofrece el elixir, la tierra prometida, las lagrimas del fénix. Y hoy yazco entre cenizas con la última pluma, aún dorada, encerrada con miedo en la palma trémula de mi mano.
Lo juro, no quería escribirte.